PERDER O GANAR NO TIENE IMPORTANCIA, LO IMPORTANTE ES JUGAR FUERTE, LIMPIO Y DIVERTIRSE (Alfred Mills, fundador del Athletic de Bilbao)

lunes, 15 de mayo de 2017

LAS CHICAS DE ORO


goiena.eus

 


Zinedine Zidane.


Buenas queridos celestes, os tengo un poco dejados, ya sabéis de mi mala salud de hierro y las obligaciones concejiles como me tienen ocupado. Pero esta jornada ha ocurrido un hecho excepcional que me ha sacado de mi letargo, y es que el equipo sénior femenino de Arizmendi-UDA ha conseguido el primer ascenso a Liga Vasca. Es una gesta importante para nuestras chicas de oro, muchas veces os cuento historias de nuestros chicos, los inicios o las leyendas. ¿Pero qué pasa con las mujeres?.

Siempre al fútbol femenino los hemos infravalorado, soy hombre y considero que durante siglos se ha cometió una gran injusticia, por eso no quería dejar pasar esta oportunidad para honrar y hacer un poco de justicia. Estoy seguro que con el tiempo este logro será recordado en el futuro. Por el gran respeto que tengo a las mujeres que rompen moldes, esta entrada va para ellas.

SPANISH GIRLS CLUB, 1914.

Lo cierto es que siento debilidad por las luchas de colectivos oprimido, y la mujer ha tenido que soportar todo tipo de mierda por nuestra parte, los hombres. Si encima hablamos de fútbol, nos sale la vena machuna, críticas y mofas en pleno siglo XXI. Pues imaginad la valentía de las pioneras futbolistas en tierras ibéricas hace mas de 100 años, con todos aquellos machos dispuestos a despellejar a las mujeres futbolistas.

Aunque en todas las historias hay algún loco soñador, en este caso se llamaba Paco Brú Sanz. Éste, había sido un duro defensa del Barcelona, en aquel fútbol de campos pelados y balones con cordeles, que tenía el sueño de formar un equipo de chicas para entrenar y jugar algún partido de exhibición. Una difícil papeleta, ya que pensar en mujeres jugando al fútbol parecía una aberración, las señoritas como mucho practicaban equitación o tenis y solamente las de alta alcurnia con mucha moderación.

Pero con insistencia, Brú logró el permiso de los familiares de las chicas y tras 45 días de entrenamiento organizó un partido amistoso. Fue el 9 de junio de 1914 en Barcelona, un partido benéfico contra la tuberculosis con presencia del Capitán General de la región César Víctor Augusto del Villar y Villate, junto a su hija. No tenían rival y Brú formó dos alineaciones, unas serían el Montserrat y las otras el Giralda. Fue sorprendente la gran cantidad de espectadores en el primer partido femenino en la historia de España.

Lo lamentable, por machista y misógino, fue la reacción de la prensa, por ejemplo el diario El Diluvio decía ”La impresión general producida por el partido es que el sexo femenino no permite las características rápidas que exige el juego”. Pero tampoco el Mundo Deportivo quedó a la zaga con su crónica titulada ”Las niñas futbolistas”:

 


Pero Brú y sus chicas no se conformaron y repitieron partido 2 veces más, mejorando su imagen consiguieron que la prensa escrita y la opinión pública suavizaran su crítica. La impresión producida no se aparta de la del primer día, hay alguna señorita que revela disposiciones, de manera que seleccionando y teniendo en presente que el juego femenino no pude apartarse del pase y la combinación, con un buen entrenamiento podrá hacer algo”, escribió el mismo Mundo Deportivo.

Tanta fue la mejoría que quisieron repetir la experiencia, esta vez en tierras galas, pero la I Guerra Mundial se interpuso para sesgar las pretensiones de las Spanish Girls. Así terminó el camino de estas decididas pioneras.

Al fin y al cavo el futbol no entiende de sexos, razas ni religiones, es una pasión que nace muy dentro, y la afición de una mujer tiene el mismo valor o mayor que la de los hombres. Algún día las victorias de las chicas del Arizmendi-UDA escribirán con letras de oro la historia del deporte en Aretxabaleta.

ZORIONAK ¡!  

jueves, 22 de diciembre de 2016

EL REY ELEFANTE


PRIMERAS 15 JORNADAS

Se han disputado 15 jornadas en la categoría de División de Honor, el papel de la UDA ha sido más que aceptable. Es verdad que el equipo ha entrado últimamente en una fase algo triste, una última derrota dolorosa en Ibarra frente al Touring, que aunque parezca preocupante solo es la tercera derrota de la temporada. Además la liga está que arde, 8 equipos metidos en la lucha, el conjunto celeste viaja 3º a cinco puntos del líder Anaitasuna.

Personalmente me parece que el trabajo de Iñigo Vélez de Mendizábal está siendo positivo, no es fácil aterrizar en un club, conocer el entorno, los jugadores y conseguir asentarse en los puestos nobles más si cabe después de un descenso. Lo que más me ha gustado son la intensidad y las ganas del equipo, han hecho una apuesta de equipo ganador que quiere tomar el control de los partidos. Está claro que la competición y el terreno de juego pondrá a cada uno en su sitio, por ahora podemos confiar en nuestros chicos.

EL REY ELEFANTE

El marfileño Didier Drogba, el imponente exjugador del Chelsea, es mucho más que un delantero tanque. Tiene una historia personal que me ha chocado por responsabilidad respecto a la paz en su país, pocos conocemos el estado de guerra permanente que ha asolado Costa de Marfil en la última década y menos aún el papel del futbolista en la consecución del alto el fuego.

Este asunto se trata con emotividad en la serie documental “Los rebeldes del fútbol”, dirigida por Eric Cantona, polémico delantero del United.En el se repasa la vida de los futbolistas más comprometidos política y socialmente. Nos encontramos figuras como el Dr. Sócrates, el chileno Carlos Caszely, el yugoslavo Pedrag Pasic, Rachid Mekloufi y el propio Drogba. El propio sistema ultracapitalista ha creado modelos a su imagen, niños malcriados que viven encadenados en sus jaulas de oro.

Merece la pena, y mucho, tomarse 27 minutos del documental, pero le he encontrado el problema del contexto. Yo por lo menos poco se del África subsahariana y considero que una pequeña introducción puede ayudaros a entrar mejor en situación para sacarle todo el jugo.

Costa de Marfil es un país del África occidental, la zona tuvo presencia francesa desde el siglo XVIII y a partir de 1904 formaba parte de la federación del África Occidental Francesa. Como muchos países de la zona se independiza del país galo en 1960, pero con un presidente afín a las relaciones con Francia. Houphouet-Bougny incluso fue ministro de la metrópoli, gobernó Costa de Marfil hasta su muerte en 1993 y sucedido por un hombre de confianza.

El conflicto empieza cuándo un golpe militar depone al régimen y convoca elecciones en el 2000, ganadas por el socialista moderado Laurent Gbagbo. Parte de la oposición no aceptó el resultado y en 2002 una revuelta en el norte del país dio comienzo a una guerra civil de dos años que dejó Costa de Marfil con dos gobiernos y centenares de muertos. En el sur con capital en Abiyán el gobierno de Gbagbo, de mayoría bété, una tribu de religión cristiana, mientras que el bando rebelde al mando de Guillaume Soro y religión musulmana, con capital en la norteña Bouaké.

En 2005 la selección nacional se clasifico para el mundial de Alemania, en aquel momento Drogba pidió la paz y el alto el fuego. Un año después, al ganar el balón de oro africano, presentó el premio en las dos ciudades, a pesar de ser bété. También consiguió organizar un partido de la selección en Bouaké.La guerra terminó y en 2010 se celebraron elecciones, pero esa es otra historia.

AUPA UDA

jueves, 15 de diciembre de 2016

ENTRE EL FANGO CON PEDALES


Me pregunto muchas veces de que materia son los sueños. La respuesta depende de quién lo cuente, y por lo tanto los deseos se pueden construir de cualquier cosa, solo a veces se hacen realidad pasando a ser leyenda. El viernes 9 de diciembre tuve la ocasión de  conocer algunas historias del imaginario colectivo de Aretxabaleta, gracias al mayor acontecimiento deportivo que este pueblo ha vivido, el Ciclocrós de Aretxabaleta. Un critérium internacional que se celebró entre 1966 y 1991.

Para  algunos jóvenes de Aretxabaleta, como Manolo Zubillaga o Eloy Uriarte, los sueños estaban hechos de fango, hierro y goma. Además, no se conformaron con hacer realizar un paseo en bicicleta, hicieron algo grande. Consiguieron traer a Aretxabaleta una prueba importante de la modalidad más épica del ciclismo. El ciclocrós era un deporte para gente dura, auténticos espartanos sobre ruedas, con monturas aptas para Hércules, ni fibra de carbono ni ostias fritas.

Buscando por ”mamá” google, el ciclocrós en Aretxabaleta aparece vinculado a uno de estos súper hombre, el vitoriano José María Basualdo. Así, gracias al precioso documental de Gorka Etxabe y Gorka Montiel, he pasado de desconocer por completo este deporte a saludar personalmente a un subcampeón mundial de ciclocrós, Basualdo, que se proclamo campeón nacional en Aretxabaleta en 1971.

Como no quiero ser un spoiler, os animo a que veáis el documental, el 21 y 26 de diciembre en Arkupe. Pero si os puedo contar la historia de Basualdo para que os hagáis una idea de la repercusión europea de nuestra prueba en la edad de oro del ciclismo sobre barro. Siendo un chaval de 20 años debutó con KAS en la modalidad, dos años más tarde fue campeón de España en Pontevedra.

Aunque la gran gesta llegó en Bélgica, cuna de grandes especialistas, donde se colgó la medalla de plata mundialista en el mismo año. Luego fue campeón nacional en otras 4 ocasiones, una de aquellas en Aretxabaleta. Pero también se encontró con el régimen, le aconsejaron regalar su medalla al Delegado de deporte Samaranch, con la intención de que le dieran tiempo para entrenar durante la mili. Aquella gentuza pasó de él y su medalla no apareció.

Yo tengo una medalla de campeón de España de Boccia, es el único objeto al que miro cada día y puedo imaginar lo que tiene que joder que termine en manos de un magnate desagradecido. Pero los recuerdos, el esfuerzo y el orgullo es para siempre, fue un honor para mí saludar a una leyenda como José María Basualdo.

La prueba de ciclocrós de Aretxabaleta, murió en combate, en el 91 todo indicaba que el CAMPEONATO DEL MUNDO sería en nuestro pueblo. Con aquello la UDA y el pueblo hubiesen tenido una fuerza inimaginable gracias a Manolo y sus fieles colaboradores. Pero igual que hay héroes en la vida también hay villanos, así una rata traicionera intercedió para llevarse nuestro mundial y los meritos.

El ciclocrós en Aretxabaleta se fue para siempre, pero los gritos de ánimo, los prados a reventar y toda su leyenda, permanece en nuestros corazones y el imaginario de las generaciones que no lo pudimos vivir.

AUPA UDA

martes, 6 de diciembre de 2016

MONDRAGON-UDA


Si hay un clásico derbi, es cuando nuestro Aretxabaleta se enfrenta al eterno rival, un partido especial en el que se juega mucho más que tres puntos. En el partido jugado en Mojategi, Vélez de Mendizábal presentó un once con Castellanos, Olabe, Etxabe, Mikel, Piru, Rodrigo, Urtzi, Sánchez, Ander y Arizmendi. Un encuentro de mucha tensión después de dos años, que finalizó en tablas.

El Mondra salió con más ímpetu encerrando a la UDA en su área, logrando el primer tanto en el minuto 23 del primer tiempo. El Aretxabaleta se puso las pilas y Rodrigo remato a la red en el 38.La segunda parte fue más defensiva con ambos equipos tratando de no perder, el equipo local apretó en los minutos finales sin éxito, finalizando con reparto de puntos que mantiene a los dos entre los mejores de una competición muy igualada.

LOS ESCUDOS DE LA UDA

Como habréis apreciado, un nuevo logotipo adorna el perfil de Pasión Celeste. Hasta ahora, desde que iniciara la andadura del blog, he utilizado un viejo escudo de la UDA de forma provisional. Pero entiendo como aficionado que esta imagen representa a nuestro club, por eso quería desde hace tiempo un logo exclusivo para mi blog. Una imagen que tuviera en su ser algo  del espíritu de nuestra UDA, pero  original en su diseño.

Lo primero que pensé fueron los colores, mantener el azul celeste y el blanco como los colores tradicionales del club. Teniendo esta idea, me faltaba un elemento que representara el concepto de “pasión”, y que mejor que un rayo para darle esa fuerza, la electricidad vital que me empuja a escribir cada semana.
 

Puesto a hablar de símbolos, me ha parecido interesante hacer mención a los tres escudos de la UDA que conocemos. El primero de ellos data de 1948, habían pasado casi dos años desde que en el 46 empezara a competir el Juventud Deportiva Aretxabaleta, bajo el amparo de nuestro eterno rival, el Mondra. La siguiente temporada se redactaron los estatutos y se diseño el escudo. El color celeste que predomina se debe a nuestra camiseta, que en su origen fue una equipacion que le sobraba al Mondragón. Hay que decir que el escudo de la camiseta no tiene el brazo de San Miguel sosteniendo la espada, mientras que el de la entrada del campo sí.

El segundo, no tengo ni idea de que periodo puede ser. Mi teoría es que este símbolo pudo ser utilizado entre 1948 y 1960. Esta última fecha corresponde a la construcción de las viejas casetas de aquel primer Ibarra, cuando se hizo el escudo de piedra que he dicho. Aunque estaría bien conocer la opinión de los más veteranos lectores. No obstante tiene los mismos elementos, con un diseño más alargado.

Para terminar, tenemos el de 2016, diseño de Jon Ander Alberdi. Como historiador soy más amante de lo vintage, pero el escudo con toque minimalista me ha gustado. Es moderno pero mantiene la esencia y tradición de los antiguos. Cada uno tendrá sus gustos pero yo no sabría cual elegir, así que, me los quedo todos.
AUPA UDA

martes, 29 de noviembre de 2016

UDA-ANAITASUNA


El domingo fue el líder de la competición el que visto el Ibarra, estando en juego los puestos nobles de la clasificación. La alineación atxabaltarra la formaban Castellanos, Olabe, Etxabe, Mikel, García, Eraña, Urtzi, Rodrigo, Sánchez, Ander y Arizmendi. El primero en marcar fue el Anaitasuna hacía el final de la primera parte, aunque Sánchez consiguió igualar el marcador antes del descanso. En la segunda mitad la UDA hizo más oportunidades sin consecuencias.

Un empate que sigue manteniendo las aspiraciones del equipo entre los más fuertes de la liga de División de Honor.

Pos.   
Taldea 
Puntuak 
JP 
IP 
BP 
GP 
EA 
AT 
KT 
1   
ANAITASUNA C.D.
26  
12  
8  
2  
2  
0  
26  
8  
2   
AMAIKAK BAT K.E.
25  
12  
8  
1  
3  
0  
16  
7  
3   
ARETXABALETA K.E.
24  
12  
7  
3  
2  
0  
22  
9  
4   
MUTRIKU F.T.
24  
12  
7  
3  
2  
0  
22  
13  
5   
MONDRAGON C.F.
23  
12  
7  
2  
3  
0  
25  
14  
6   
HERNANI C.D.
22  
12  
7  
1  
4  
0  
22  
15  
7   
ZARAUTZ K.E.
21  
12  
6  
3  
3  
0  
28  
18  

 

LITERATURA DEL FÚTBOL

Hace un tiempo escuché en la radio una entrevista al ex entrenador Ángel Cappa y su hija, la periodista María Cappa. Trataron el polémico tema del profesionalismo del fútbol, poniendo el énfasis de cómo el negocio del fútbol, como una cara más del capitalismo, ha alterado los valores del deporte. De esta manera el beneficio se impone sobre el sentimiento de pertenencia a unos colores, a un lugar. Además el resultado es lo importante, hay que ganar y cada día se juega menos por el mero hecho de gozar y hacer gozar.

Pues bien, me vino a la mente el libro ”El fútbol a sol y sombra, del escritor uruguayo Eduardo Galeano, en un apartado relata con maestría la realidad del futbolista profesional, ese concepto de ganar por encima de todo, olvidando el simple placer de jugar por el beneficio de un patrocinador. Aquí os lo dejo para disfrutarlo juntos.

 
Eduardo Galeano

El jugador

Corre, jadeando, por la orilla. A un lado lo esperan los

cielos de la gloria; al otro, los abismos de la ruina.

 

El barrio lo envidia: el jugador profesional se ha salvado

de la fábrica o de la oficina, le pagan por divertirse,

se sacó la lotería. Y aunque tenga que sudar como una

regadera, sin derecho a cansarse ni a equivocarse, él

sale en los diarios y en la tele, las radios dicen su nombre,

las mujeres suspiran por él y los niños quieren imitarlo.

 

Pero él, que había empezado jugando por el placer

de jugar, en las calles de tierra de los suburbios, ahora

juega en los estadios por el deber de trabajar y tiene la

obligación de ganar o ganar.

 

Los empresarios lo compran, lo venden, lo prestan; y él

se deja llevar a cambio de la promesa de más fama y más

dinero. Cuanto más éxito tiene, y más dinero gana, más

preso está. Sometido a disciplina militar, sufre cada día el

castigo de los entrenamientos feroces y se somete a los

bombardeos de analgésicos y las infiltraciones de cortisona

que olvidan el dolor y mienten la salud. Y en las vísperas

de los partidos importantes, lo encierran en un campo

de concentración donde cumple trabajos forzados, come

comidas bobas, se emborracha con agua y duerme solo.

 

En los otros oficios humanos, el ocaso llega con la

vejez, pero el jugador de fútbol puede ser viejo a los treinta

años. Los músculos se cansan temprano:

-Éste no hace un gol ni con la cancha en bajada.

-¿Éste? Ni aunque le aten las manos al arquero.

 

O antes de los treinta, si un pelotazo lo desmaya de

mala manera, o la mala suerte le revienta un músculo, o

una patada le rompe un hueso de esos que no tienen

arreglo. Y algún mal día el jugador descubre que se ha

jugado la vida a una sola baraja y que el dinero se ha

volado y la fama también. La fama, señora fugaz, no le

ha dejado ni una cartita de consuelo.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

CUANDO FUIMOS LOS MEJORES


Se dice que toda persona identificada con un grupo humano determinado, requiere de una serie de historias o leyendas que haga más fuerte esa cohesión del grupo. Muchas veces, con el paso del tiempo, las glorias del pasado se convierten en leyendas, adornadas con datos muchas veces confusos que le dan un espíritu épico, legendario, mítico y misterioso…

Por eso quiero tratar hoy sobre el fútbol, pero en su aspecto deportivo, un fútbol fuera de las cámaras de televisión, de las cifras económicas millonarias, de los futbolistas mediáticos que anuncian colonias y calzoncillos. Se trata del fútbol aficionado, equipos desconocidos que también merecen su lugar en la historia, formados por 11 tíos en calzoncillos luchando por un trozo de cuero y sólo por el placer de practicar un deporte, pero tratando siempre de encontrar la victoria manteniendo una competitividad como el mejor equipo profesional.

Para ello nos vamos a trasladar al pasado, en nuestra Aretxabaleta, nació un equipo de camiseta celeste y pantalón blanco, allá por el año 1946. En sus primeros años fue ganando prestigio entre los habitantes del pueblo, ya que los aficionados al fútbol no podían trasladarse a grandes distancias y apoyaban con fuerza a los equipos de los pueblos, aquí no fue menos y se convirtió en uno de los equipos más seguidos del valle. Pero vayamos a la temporada 1971 -1972, apareció un equipo inolvidable, fueron capaces de hacer una gesta que posiblemente nunca más se llegue a repetir, podríamos llamarle el "EQUIPO DE LOS SUEÑOS" del Aretxabaleta, se han cumplido 40 años y para homenajearles os contaré esta historia y algunas leyendas, no se si todas seran verdad pero forma parte de la mitología de este equipo, de nuestra U.D.A. Ahora en estos tiempos difíciles para el fútbol aficionado, tenemos que contar estas cosas a los chavales, porque no sólo los equipos profesionales millonarios tienen trofeos y victorias a las que aferrarse, defendamos el fútbol auténtico, el de la calle, el del pueblo.

Al comienzo de la temporada 71 -72 el Aretxabaleta se encontraba en la categoría de Regional Preferente, teniendo en cuenta que no existía 2.B por lo que estaría en la cuarta división del fútbol nacional. Por aquel entonces los equipos que militaban en esta categoría también disputaban el Campeonato de Guipúzcoa de Aficionados, el Campeonato de España de Aficionados (representaba a su provincia el equipo campeón de Guipúzcoa) y como hemos dicho la correspondiente liga de Preferente, que daba acceso a la final por el ascenso a Tercera División. Todavía no se  esperaba al troyano que escribe esto, pero sólo hace falta darse un paseo por el campo de fútbol y escuchar a los que si vivieron aquel fútbol, porque era muy diferente al actual, con menos equipos y por lo tanto con menos categorías, era mucho más difícil llegar incluso a los primeros equipos de los pueblos y el fútbol base sólo estaba representado por un equipo Juvenil. Los más dotados del pueblo, alcanzaban un puesto en el equipo, que también estaba formado por otros futbolistas del entorno, las equipos tenían bajos presupuestos pero lo suficiente para pagar una prima que a muchos les venía muy bien, cada club ofrecía sus mejores recursos para atraer a los jugadores de mayor calidad. Además, la gente cuenta que era un fútbol más rudo, más físico y que apenas se realizaban cambios, prácticamente sólo en caso de lesión.

Aquel era un equipo cohesionado y fuerte, consiguió el título de Campeón de Guipúzcoa y se ganó el derecho a participar en el Campeonato de España, donde nacería la leyenda que se cuenta, en una competición que se jugaban eliminatorias de ida y vuelta contra equipos de cualquier lugar, una especie de copa para aficionados, pero allí estaban los mejores equipos de esta categoría y alcanzar las últimas eliminatorias era harto complicado. Ellos fueron pasando eliminatorias, contra equipos gallegos, catalanes y de otros sitios, hasta que prácticamente sin darse cuenta llegaron a la final que disputarían contra el Imperial de Murcia. Cuenta el mito, que en una de aquellas eliminatorias les tocó jugar contra algún equipo acostumbrado a campos duros, en el partido de ida perdieron por un marcador abultado, sin ser capaces de adaptarse al terreno de juego. Pero en el partido de vuelta disputado en Aretxabaleta el equipo visitante se encontró con una ingrata sorpresa, el campo se encontraba de barro hasta las orejas a pesar de que había amanecido con un sol radiante, al parecer alguien se había dejado en marcha el regadío. El Aretxabaleta aplastó a sus rivales y consiguió pasar la eliminatoria con una victoria apabullante, ¿cuánto será verdad?, No se sabe, pero las historias son así.

La final, que también era doble partido, se disputó el 8 julio 1972 en Aretxabaleta y el 16 julio 1972 en Murcia, por lo tanto tenían el partido decisivo fuera de casa y todos daban por claro favorito al equipo mediterráneo. Aquello tuvo que ser impresionante, en Ibarra animaban a nuestro equipo 4800 almas, prácticamente todo el pueblo, yo me imagino que empujarían con tanta fuerza que sólo pudieron ganar por un ajustado marcador de dos a uno, el primer gol lo marcó el equipo visitante pero el Aretxabaleta pudo marcar dos goles y remontar la eliminatoria que quedaba pendiente para el último partido.

Aquel 16 de julio a las 22:30 de la tarde comenzó el partido en el Estadio de la Condomina, fue un día muy caluroso a lo que no estaban acostumbrados los vascos y jugaban contra un equipo de calidad  apoyado por su afición. El partido tuvo que ser terrible, agónico y emocionante porque aunque el Aretxabaleta marcó primero, el Imperial consiguió meter dos goles forzando la prórroga. Sólo faltaban cinco minutos para el final del partido y los jugadores debían estar exhaustos después de la dura pelea, fue entonces cuando nuestro mítico equipo consiguió marcar un gol y hacerse con el campeonato, era lo más grande que había conseguido el club en toda su historia. Celebraron la victoria bajo los fuegos artificiales que habían preparado los murcianos para celebrar la victoria, pero los fuegos tuvieron que ser en honor del equipo de Guipúzcoa. A pesar de aquello no se conformaron con esta victoria y consiguieron ganar la liga de Preferente, para así disputar la final y conseguir el ascenso venciendo al Tolosa en Atotxa. Habían redondeado la temporada consiguiendo tres títulos y el ascenso, con ello conseguía participar en una liga de nivel nacional.

A la temporada siguiente jugaron contra equipos más poderosos y no pudieron mantener la categoría, pero en la Copa del generalísimo aquel equipo que se comía las eliminatorias avanzó tres rondas y tuvo que ser el Pontevedra de segunda división, el que derribará al Aretxabaleta después de sus hazañas en la competición del K.O. No podemos olvidar estas impresionantes victorias, a veces los sueños más difíciles se pueden hacer realidad, el pez pequeño puede fajarse con el pez grande. La vorágine de la globalización, los medios de comunicación, el fútbol negocio rodeado de millones traídos por magnates, con equipos plagados de estrellas extranjeras han hecho que los aficionados caigan en esta ola desenfrenada y olviden que los equipos de sus pueblos un día formaron parte de los placeres de sus habitantes, todos los niños deseaban jugar en los equipos del pueblo, en vez de comprarse las botas de las superestrellas del fútbol mundial, soñaban con vestirse la camiseta azul celeste del Aretxabaleta.

Éstos eran los nombres del Equipo de los Sueños, los que consiguieron la legendaria gesta, Viteri, Murgoitio, Apellaniz, Unzueta (capitán), Iturraspe, Etxagibel, Patxi, Corral, Cámara, Idigoras y Calvo. Y suplentes: Uribarren, Mayora, Isasmendi y Esteban.



El trofeo de campeón descansa ahora en las vitrinas del club, esperando que los ojos curiosos de algún aficionado se posen sobre él, que los niños pregunten quien consiguió esa copa tan grande cubierta de polvo, que destaca en las baldas en los pasillos del vestuario del Ibarra, en Aretxabaleta, Guipúzcoa.



HECTOR DE TROYA